contentmap_module

El grupo, compuesto por 12 italianos, un inglés y seis investigadores birmanos de la Universidad de Yangon, trabajó del 7 al 23 febrero tratando de obtener una idea lo más detallada posible de las zonas kársticas alrededor de Kalaw. Los resultados, a pesar de las limitaciones de tiempo y no pocos problemas logísticos, estuvieron más allá de nuestras expectativas.

Divididos en dos equipos, se realizó la exploración preliminar sobre un área de unos 1500 km2, basándose en gran parte en numerosos señales de la existencia de cuevas y de la naturaleza del terreno deducibles a partir de mapas e imágenes por satélite. Dos áreas en particular, han sido objeto de una investigación más a fondo.

La primera se encuentra justo al oeste de la ciudad de Kalaw. Esta es un área de unas pocas decenas de km2, que se caracteriza por una morfología de grandes depresiones, con afloramientos de conglomerados lacustres con cantos predominantemente calcáreos. A pesar de la particularidad litológica, el karst está muy desarrollado y solo fueron identificadas y exploradas algunas cuevas, una de ellas con 700 m del desarrollo. También cerca de Kalaw se realizaron numerosas investigaciones de la cavidades histórico- arqueológicas utilizadas como lugares de culto, con numerosas estatuas de Buda.

Muy cerca se encuentra otra cavidad identificada como muy prometedora, incluyendo un posible sistema de sumidero-resurgencia de varios kilómetros de largo.

A unos 70 km al sur de Kalaw y al oeste de Pinlaung, se localizó una amplia zona kárstica caracterizada por la presencia de numerosos valles ciegos y grandes sumideros, incluyendo sumidero gigante visto en el año anterior desde el avión y que también es fácilmente identificable en los mapas. La zona es de difícil acceso ya que es necesario colocar el campamento base en un remoto pueblo de montaña, al cual se llega tras un viaje de 5 horas, con el transporte del material realizado por carros tirados por búfalos. En 8 días se han explorado varias cuevas que parecen pertenecer a un solo sistema kárstico enorme. La zona kárstica, cuya extensión es de 200 km2, tiene muchos otros sumideros y promete dar muchas sorpresas.

En total, en las distintas áreas investigadas se identificaron cerca de 20 cuevas, de las cuales sólo una tercera parte ha sido explorada y topografiada con una longitud total de unos 4 km. Paralelamente se hicieron investigaciones preliminares de carácter geológico, hidrológico y biológico, con la recolección de numerosas especies animales que están actualmente en proceso de identificación.

Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Cookie policy