contentmap_module

La expedición, realizada en los meses de febrero y marzo de 2011 en la isla de Palawan, contó con la participación de un máximo de 30 espeleólogos italianos, un español y un belga, además de la colaboración de ranger de el Parque Nacional de Puerto Princesa Underground River y algunos guías locales.

Gracias a las recientes exploraciones, el complejo del río subterráneo ahora alcanza un desarrollo de unos 34 km. Una escalada en el extremo de una rama en la parte inicial del río subterráneo, explorado por espeleólogos filipinos de el Gaia Exploring Club, ha llevado al descubrimiento del colector oriental misterioso, cuya existencia se había supuesto, sobre la base de las consideraciones geológicas y estructurales.

Por el momento se han explorado 4 kilometros de grandes galerías y ramas laterales por al menos otros 500 m. La galería principal, dedicada al aniversario del nacimiento de nuestro país maltratado (150 Years Gallery), cuenta con largos tramos de excepcionales dimensiones, áreas con concreciones y maravillosamente rico de excéntricos. En algunos lugares fue necesario quitarse los zapatos y caminar descalzo, para evitar daños en la cristalización, mientras que en otros se tuvo que poner delimitadores de cinta para indicar el camino limitando al mínimo el daño a las zonas más concrecionadas. El túnel termina en una gran sala extendíta, dedicada al gran explorador Fernando de Magallanes, que acaba de perder la vida en el mar de Palawan en 1521.

Siempre en el Underground River se ha hecho de nuevo el relieve del afluente de los australianos, con el descubrimiento de nuevas ramas laterales, por casi 2 km de longitud total.

Otras sorpresas vinieron de el cercano Little Underground River, que esperaba desde el año 1989 una nueva visita. En esta cueva, que es "pequeña" sólo en comparación con su hermano mayor, se detectaron más de 3 km de galerias, tramos epi-freaticos de especial belleza.

En total se detectaron casi 10 kilometros de cueva, de los cuales unos 7-8 km de nuevas exploraciones.

En el frente externo, las encuestas se realizaron en el sector alto sureste del macizo de St. Paul, descubriendo varios pozos grandes y algunos insumos. Desafortunadamente, las dificultades logísticas no han permitido una investigación más exhaustiva de esta zona que sigue siendo una de las más prometedores de la cresta.

Otros estudios se han realizado en el sector norte. Aquí fue un pozo de 70 metros de profundidad y se ha abrierto el camino para el acceso a las vastas llanuras llenas de depresiones y hundimientos que caracterizan a la zona situada frente a la costa.

Por último, unos pocos días antes de regreso a Italia, hemos llegado a la cima del Monte Saint Paul, 1028 m de altura, cumbre que, hasta lo que sabemos, nunca se había subido antes. Más allá del resultado en sí, que premia a los 22 años de investigación en esta área, la subida a la cumbre nos permitió trazar un rumbo para la investigación futura en la parte alta del macizo, donde un valle colgante alberga varios sumideros de temporada a más de 700 m sobre el nivel del mar y pozos abiertos a casi 900 metros.

En paralelo a las exploraciones se realizaron la topografía GPS diferencial externa y investigaciones científicas en relación con: la mineralización, la meteorología subterranea, las microformas de corrosión, la geoquímica de las aguas subterráneas y las formas relacionadas con las fluctuaciones de el nivel del mar.

Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Cookie policy