La expedición realizada en febrero del 2009 tenía como objetivo ampliar el conocimiento del karst en las cuarzo-areniscas venezolanas, en particular por cuanto se refiere a las investigaciones de carácter hidrogeológico, espeleológico y bioespeleológico.
El objetivo especifico fue la zona oriental del grandísimo Chimanta Tepui, relieve que cubre una superficie de casi 1200 km2 subdividido topográficamente en diversos relieves menores, entre los cuales destaca el Akopán y el Churí. En estos, durante una preexpedición hecha en enero 2008, se localizaron numerosos ingresos kársticos importantes, algunos caracterizados por imponentes resurgencias en pared.
El problema principal que se tuvo que afrentar fue llegar a las cavidades, que se abren en las altas paredes del Akopan TepuI, siendo necesario difíciles descensos de casi 200 metros a partir de allí. Fundamentalmente se ha usado el helicóptero para llegar a lo más alto del macizo accediendo pequeños grupos autónomos de expedicionarios.
En el curso de la expedición se realizó una imponente documentación fotográfica y de video. Por primera vez en una expedición espeleológica se utilizó el sistema satelital Inmarsat, de Intermatica, Sistema que ha permitido actualizar diariamente y en tiempo real una página web con las noticias. Entre los principales resultados logrados destaca la exploración del sistema Akopán-Dal Cin-Maripak, con su enorme galería activa de unos 3,5 km.
Durante la expedición, el piloto venezolano de helicóptero Raúl Arias localizó desde el vuelo una gran entrada en el altiplano del Auyan Tepui. La cavidad, que fue llamda Cueva Guacamaya, sería explorada unas semanas más tarde por el mismo Arias, junto con dos espeleólogos italianos y del espeleólogo venezolano Freddy Vergara.

Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Cookie policy