Ayer fuimos al Day Light, la entrada de aguas arriba del río subterráneo, el inicio del sistema. Había varias cosas importantes que hacer, incluyendo el escaneo láser y un nuevo polígono es la parte inicial de la galería de abajo, hasta la primera sección inundada.

Se puede llegar en menos de una hora a pie, antes de bordear los verdes paddy fields y luego penetrar en la selva tropical. Un agotador final y sudorosas cincuenta metros de altura rampa que conduce a la caverna que es la entrada de fósiles. Al final, después de una serie de pasos que el más resbaladizo que no puede, abre el negro de la galería a continuación: un tobogán de unos quince metros, seguido de un salto de 25 metros en el vacío le permiten poner los pies sobre la cama húmeda del nivel de bases. Ellos fueron los primeros exploradores australianos que la llamaron así, cuando llegué en 1982: la luz del día, la luz del día, ya que es lo que se ve mirando hacia arriba.

 

Me levanto antes que los demás y bajo las escaleras. Cuando llego abajo, tener tiempo disponible, decidí hacer un giro hacia la parte aguas arriba. Ir solo en estas cuevas tropicales es estimulante como en cuevas normales, pero aquí se añade un poco de preocupación por el tipo de reunión que se puede hacer. La fauna del río subterráneo de Puerto Princesa es variada, detallada y, a veces temible.

Se remontan un deslizamiento de tierra entre las golondrinas dando vueltas que emite su tictac típica por la ecolocalización. Después de un paso entre dos cantos rodados yo a los del obturador izquierdo, casi sabiendo lo que veo: en el lado de una roca gigante Scutigera me observa. Es largo, al menos, un pie y nunca he visto una tan grande: tengo más miedo de tarántulas (tarántulas peludas), ya que con sus 15 pares de patas delgadas es ligero, rápido y, cuando alcanza este tamaño, muy venenoso.

Redondean y decidí volver sobre mis pasos, porque los otros están bajando la P 25. Cuando Leo viene Piccini, saca un dibujo con el relieve existente y me muestra algunos puntos que no están claros, por lo que que está rehaciendo la poligonal principal ayudado por Ilene. Por encima de nosotros tíos más el comienzo de una galería alta, sin explorar: decido volver otra deslizamiento de tierra para acercarse y dar una referencia visual a Leonardo en la medición. Poco a poco me voy de, manchas y evitar un par de tarántulas en su madriguera. Al llegar a la cima me doy cuenta de que subir 25-30 metros y en la práctica son frente al ataque del pozo de acceso luz del día. La galería inexplorada de unos diez metros más alto, pero se puede llegar con menos esfuerzo a través de un balcón superior que vamos a lograr otra vez. Mientras que las tarifas las posibilidades exploratorios mirar alrededor del ambiente en el que estoy y siguen siendo deslumbrados. Unos diez metros de mí, en la cara vertical de una gran piedra, aparece una inscripción: Day Light, de pie junto a una flecha que apunta al eje de acceso. Y bajo las siglas TB, MT, ADV seguido de una fecha: 12/2/89.

Me siguen calientes y desconcertado. Es mío, pero yo no recordaba haber hecho. Fue probablemente al final de un poco de topografía, cuando llegué aquí y Topani Marco Antonio de Vivo, durante la primera expedición a las Filipinas. Tono que apenas lo conocía, tanto es así que he escrito en el comienzo de una A más formal en lugar de la T en los próximos años. Le pido a la cámara a Thomas y Ilene que me ayude en el tiro: No puedo retroceder junto a uno escrito, de más de 28 años más tarde, porque representa un momento importante. Es parte de un corto período de tiempo, quince meses, pasaron espeleología acontecimientos que han afectado a la vida, no sólo la cueva, es la mina que muchas personas cercanas a mí.

A menos de cuatro meses antes, en octubre de 1988, con Marco, Dino Bonucci y Matteo Diana había puesto fin a la carrera hacia el fondo de Pozzo della Neve, entrando con sifón cerrado y forzando hasta -1050, de acuerdo con "menos de un millar de" italiano. Unos meses después comenzaríamos con 89 Samarcanda, la épica de las grandes expediciones en el extranjero y en este caso las investigaciones internacionales en Asia Central, que está todavía en curso. Acabamos de regresar a Italia, en agosto de 1989, que estaría implicado en el funcionamiento de llamada feliz "obstáculo" a la parte inferior de Cul Bove, en Matese. Y, por último, en enero de 1990, menos de un año después, que nos dejó el cañón del Río La Venta: Siempre las tres firmas en la piedra Gaetano Boldrini, Matteo Diana y Marco Leonardi. Pronto se fundó la asociación que nos ha traído hasta aquí, la transformación de los sueños de un grupo de amigos en algo que todavía, tal vez, que no entendemos. Esa fecha, 12 de febrero de 1989, es parte de la historia.

Tullio Bernabei

Partipantes: Ada De Matteo, Alessio Romeo, Antonio De Vivo, Carla Corongiu, Chiara Paniccia, Fabio Giannuzzi, Felice La Rocca, Gaetano Boldrini, Giorgio Annichini, Giovanni Fiorini, Ilenia D’Angeli, Jo De Waele, José Calaforra, Laura Sanna, Leonardo Colavita, Leonardo Piccini, Luca Massa, Marco Camorani, Marco Vattano, Marta Ciaramella, Martino Frova, Paolo Agnelli, Stefano Vanni, Tommaso Santagata, Tullio Bernabei, Vittorio Crobu.

Entidades de investigación involucradas: Università di Bologna, Università di Firenze, Museo di Storia Naturale di Firenze, Istituto Nazionale di Fisica Nucleare di Torino, Università di Almeria.

Patrocinadores: Ambasciata Italiana in Filippine, Pilippines – Italy Debt for Development Swap Program, Puerto Princesa National Park, Tagbalay Foundation, City of Puerto Princesa.

Esponsores: Leica Italia, Laserscangst, Eragest di Tiziano Conte, Lifesaver, Amphibious, Ferrino, De Walt, Dolomite, Scurion, Tiberino.

Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Cookie policy