Lo escrito en estas líneas debe tomarse con una pizca de sal!

Es un informe final sencillo, sobre una expedición verdaderamente exitosa. No es una sorpresa: Atacama es realmente un lugar especial. Además estaba el proyecto, financiado por la National Geographic Society (el primer proyecto de La Venta subvencioando por NG), y un equipo realmente a la altura de la tarea. Todos estamos cansados… pero felices, con la sal todavía en nuestra piel pero con muy buenos recuerdos.

Los objetivos de la expedición fueron tres: explorar, documentar y llevar a cabo investigaciones científicas. Para cumplir con la primera tarea, hemos explorado dos nuevas áreas, nunca visitadas por "hombres con cascos", a más de treinta kilómetros al sur de los sectores explorados por los amigos de la Comisión Eugenio Boegan de Trieste. En estos nuevos sectores se han explorado varias cuevas, algunas muy hermosas, con un desarrollo total de más de 3 kilómetros. También nos acercamos a otras áreas donde no será difícil encontrar en un futuro otros sistemas aún por explorar.

La investigación científica, se centró en muestreos microbiológicos y mineralógicos, monitoreo meteorológico, mediciones de radón y estudios geológico-estructurales y geomorfológicos, tanto dentro como fuera de las cavidades. Para realizar estas investigaciones, utilizamos el escáner láser de la Compañía Virtual Graphic Agency (ViGea) de Reggio Emilia, haciendo modelos en 3D de tres cuevas y de la morfología de la superficie, así como fotografías aéreas tomadas por un dron. Las medidas de radón en la cavidad, fueron posibles gracias a la participación de la Serie U de Bolonia, mientras que las medidas meteorológicas fueron tomadas por el CNR-Ibimet de Sassari. Más de sesenta muestras serán analizadas en los próximos meses, para conocer la mineralogía y geoquímica en los Dipteris de la Universidad de Génova y en los laboratorios de microbiología del CSIC-IRNAS de Sevilla. Estos análisis son importantes, ya que nunca antes han sido realizados, y podrían llevar a descubrir microorganismos capaces de sobrevivir en este entorno hipersalino y en la oscuridad de las cuevas. Formas de vida, estas, que creemos que podemos encontrar en ambientes marcianos similares. En resumen, ¡los espeleólogos al servicio de los astronautas, una vez más!

Finalmente, tal y como solicitó National Geographic, todas las actividades se han documentado extensamente con fotografías y videos, con un trabajo ininterrumpido de varias personas que tenían esta tarea específica. Es seguro que los resultados serán excepcionales, dignos de los lugares fascinantes que tuvimos la suerte de descubrir y documentar.

Ya hemos vuelto de la expedición, y nos resulta difícil retornar a la realidad de las carreteras de asfalto y al verde en el paisaje. Casi con nostalgia, pensamos en las horas pasadas en el todo terreno, en esos caminos que parecían campos labrados, entre el polvo y los colores, que oscilaban entre cegador blanco, el gris y el rojo. Y el silencio abruamdor de las noches bajo el cielo del Sur, interrumpido por los chasquidos de la sal que se expande y se encoge. Pero, ¿estábamos realmente en la Tierra?

Jo De Waele

Participantes: Salvatore Cabras, Carla Corongiu, Roberto Cortelli, Vittorio Crobu, Norma Damiano, Umberto Del Vecchio, Jo De Waele, Riccardo De Luca, Stefano Fabbri, Roberto Ferrara, Stefano Marighetti, Andrea Meloni, Claudio Pastore, Luca Pisani, Alessio Romeo, Patrizio Rubcich, Laura Sanna, Tommaso Santagata, Marco Vattano.

Patrocinadores: Amphibious, De Walt, Ferrino, Insula, Intermatica, Mytho, Scurion, Tiberino.

Colaboradores: Parco Nazionale Valle della Luna, Parco Nazionale de Los Flamencos CONAF, Cile, Dipartimento di Scienze Biologiche, Geologiche e Ambientali-Università di Bologna, Dipartimento di Scienze della Terra, dell’Ambiente e della Vita-Università di Genova, CSIC-IRNAS di Siviglia, Dipartimento di Fisica-Università di Atacama Copiapò, Dipartimento di Geoscienze-Università di Padova, CNR-Istituto di Biometeorologia di Sassari, Vigea - Virtual Graphic Agency Reggio Emilia, U-series Bologna.

Los siguientes informes son del período en que la expedición estaba en progreso y solo se publicó en Facebook

Atacama 2018 En vivo

Entra en la expedición de Atacama 2018, patrocinado por National Geographic, en la Cordillera de la Sal (Chile), 10 al 28 de marzo.

Tras los contactos institucionales necesarios, las actividades de investigación comenzaron en varias cuevas conocidas y en algunas áreas externas caracterizadas por morfologías particulares. Las primeras incursiones sirvieron para asentarse en estas áreas con un clima y temperaturas extremas durante el día, por encima de 40°C.

Las investigaciones en esta expedición se llevó a cabo por espeleólogos, geólogos  y técnicos escáner láser. El conjunto se documentó de forma continua mediante fotografías y videos. Hoy mismo parte de un equipo de ocho personas al sistema de Cressi, el sistema de cuevas más grande de la Cordillera, explorado por la Comisión Grotte Eugenio Boegan de Trieste durante los últimos años, con el objetivo de documentar e iniciar su investigación científica. Permanecerán en la zona 3 noches. Los otros compañeros se alternarán entre la documentación y los estudios geológicos en la zona de Arco Cueva de la Paciencia y Cueva Aire (estas cuevas exploradas ya por los Triestinos) y la exploración de nuevas áreas al sur.

Jo De Waele y Marco Vattano

Una pizca de sal

Es tarde, todos estamos reunidos alrededor de la mesa del campamento base. Acabamos de terminar la cena y estamos bebiendo un vaso de vino tinto chileno. Empezamos a discutir las actividades del día siguiente, el objetivo será encontrar la forma de acceder en jeep al interior de la Cordillera de la Sal. Estas áreas han sido identificadas mediante imágenes de satélite que muestran los cañones tallados en la Cordillera de evaporitas, que a menudo desaparecen y reaparecen aguas abajo después de cientos de metros. Estos tramos subterráneos son invisibles para los satélites, pero toman forma en las mentes de los espeleólogos. ¿Que espeleólogo no imagina los enormes túneles sinuosos, llenos de concreciones de diversas formas y colores o un un deslizamiento de tierra impenetrable que le detiene a cada paso?. Formamos varios equipos, dos jeeps penetran en la Cordillera para acercarse a la zona donde  cuatro espeleólogos permanecerán dos días explorando el área.

Al día siguiente fuimos al Plan de la Paciencia. Hacia el oeste hay suaves colinas pintadas de rojo, amarillo, verde y marrón. Hacia el este se levanta la blanca Cordillera de la Sal, que se desarrolla como una lengua hacia el sur. En el horizonte, muy lejos, se elevan majestuosos volcanes andinos con picos nevados. Rdecorremos millas, dirigiéndonos hacia el sur, a lo largo de la Cordillera, detrás de nosotros surgen poderosas nubes de polvo. Llegamos al punto identificado por las imágenes de satélite, desde aquí una pista se bifurca desde la vía principal y se dirige hacia el este acercándonos al área de exploración. La seguimos por unos cientos de metros y luego la pista desaparece. Bajamos de los todo terrenos e inmediatamente notamos la perforación de un neumático. Pero era predecible, por esta razón, para evitar cualquier accidente, nos movimos en dos coches. Reemplazamos el neumático y almorzamos con pan, jamón y queso. El sol estaba alto en el cielo y con fuerte calor, el aire es seco y sin un soplo de viento. Decidimos cómo seguir, el todo terreno con el pinchazo permanecerá en lugar como soporte del otro automóvil que llevará a los exploradores al área de interés. Todavía estamos a un par de millas de distancia, avanzando lentamente sobre las costras de sal que crujen al pasar. Después de más de una hora llegamos a nuestro destino, donde descargamos el material del equipo de exploración, sobrevolamos la zona mediante drones para saber a qué nos enfrentamos. Nos despedimos, el auto vuelve a arrancar y los cuatro nos quedamos allí, en un inmenso y desolado desierto de sal. Son las 16 horas, y empezamos a subir un cañón a pie por el lecho de un barranco, donde se suceden las costras de sal entre las paredes de yeso que elevan a decenas de metros la piedra arenisca. El cañón termina contra la montaña, contra con sal y ¡aquí está la cueva! Comenzamos a atravesar un meandro de dimensiones reducidas, pero con frecuencia las secciones hipogeas se alternan con tramos al aire libre. La alternancia cañón-cueva se repite hasta recorrer una distancia de aproximadamente 300 m de desarrollo con maravillosos espeleotemas de halita muy blanca, a veces transparente, globular, estalactitas tubulares, de céspedes cabello de ángel, excéntricas, estalactitas con concrecionamiento cúbico macrocristalino. Se documenta toda la cavidad con fotos y videos de estas formas hasta subir por el lecho del río y llegar a un valle circular con un diámetro de unos 20 m que nos lleva a la parte superior de la meseta donde seguimos el “camino de penitentes” por afiladas aristas de sal. Son las 7:30 PM, sopla un fuerte viento del oeste, todavía tenemos unos cuarenta minutos antes de que llegue la oscuridad. Nos dirigimos hacia el campo a lo largo del cañón explorado por la tarde. La oscuridad llega rápidamente, las primeras estrellas comienzan a brillar. Tenemos una cena estelar para luego permanecer despiertos para admirar esta maravilla del Cielo del Sur.

Stefano Marighetti

Navegando sin arrepentirse del campo Cressi

La noche está cayendo rápido. Estamos caminando sobre una meseta que parece inmensa, es difícil adivinar el camino en un entorno tan plano y homogéneo, por lo que estamos manejando dos GPS. Estamos cargados de agua, comida y equipo para pasar tres días en la cueva de Cressi, la cavidad principal de la Cordillera de la Sal.

"¡Mira ese cielo! ¡Y qué espectacular paisaje nos rodea! "Alguien exclama. No puedo quitar la vista del suelo, tengo una mochila pesada, además de mi material, llevo dos botellas de agua que mantengo atadas a la mochila sosteniéndolas con mis manos. Mis pasos están iluminados por una luz tenue y pálida que me permite pasar ileso entre los penitentes. Los penitentes son pináculos de sal de decenas de centímetros muy juntos que dificultan el viaje.

"¡Ciurma!", Exclama el Capitán Gambalunga. "La dirección es correcta, lo importante es no terminar donde los penitentes son altos, gruesos y afilados".

Diez minutos más tarde, como si no se hubiera mencionado, nos encontramos navegando en un mar de peligrosos penitentes afilados. Estoy sudando, el protector solar manchado en mi frente goteando en mis ojos me ciega aún más. Continuamos avanzando rápido, ahora es muy oscuro, la garganta y los labios están cada vez más secos. De repente, la pista GPS se detiene, hemos llegado, el campo de la cueva Cressi está justo debajo. Aliento. Ahora puedo dejar las botellas de agua y mirar hacia arriba, el cielo estrellado del desierto es realmente maravilloso.

Stefano Marighetti

CresSI-NO

Por la noche, durante la cena en el campamento base, nos quedamos 11 y sabemos que 6 irán a la Cueva del Arco para realizar el relieve 3D con escáner láser. "¿Pero tenemos que ir a Cressi también? ¿Y qué vamos a hacer? "Es la pregunta que rebota entre los 5 expedicioanrios restantes," Podríamos ir a la zona 5 para explorar, ¡parece prometedora! "; "¡Si vamos, a la zona 5!". Pero ... el mensaje que llegó al teléfono satelital a las 9 de la mañana es claro: "Trae otra cuerda de 50 metros y un dron". Evidentemente, el equipo que ha estado allí durante tres días no ha podido terminar los trabajos de documentación en la cueva más importante de la Cordillera porque no tiene suficiente material. Preparamos todas las cosas y estamos listos para volver al desierto con el equipo a las 17:00. Tanto nosotros como ellos estamos listos. Breve informe para comprender qué hacer y comenzar la ascensión a lo largo de los tres tramos de sal y yeso que nos separan de la meseta que nos llevará al Cañón de la Cueva. Las mochilas pesan sobre los hombros de cada uno de nosotros y la oscuridad comienza a caer, seguimos la huella del GPS evitando dolinas y caminando sobre los penitentes. A las 9:30 pm, media hora más media hora menos, finalmente comenzamos a descender por el desfiladero para llegar al campamento. Nuestra tarea será documentar en video la cueva, pasando por un pozo para instalar que no sabemos exactamente la profundidad (pero tenemos una cuerda de 50 metros, entonces ...), hasta llegar a una claraboya espectacular, una de las muchas entradas de Cressi, y hacer relieves geoestructurales en la cueva y recuperar los detectores de Radón. A la mañana siguiente comenzamos la actividad de video y de geología, identificamos los puntos donde se encuentran los detectores (que recuperaremos al día siguiente durante el desarme para dejarlos quietos las 24 horas en exposición). La cueva discurre por bajos laminadores a ambientes imponentes, seguimos el río de halita hacia el valle, saltamos lagos de sal blanquecina y descendemos un unos diez metros adornados con imponentes concreciones. Finalmente estamos en el gran pozo. Es impresionante en tamaño, aproximadamente cuarenta metros de profundidad y al menos 20 de ancho. Entendemos inmediatamente que la instalación no será simple. El anclaje inicial está en sal masiva, pero lo que viene a continuación hay que realizarlo entre bancos de sedimentos de arenisca no muy sólida, doblando y triplicando los puntos de fraccionamiento. El tiempo pasa y cuando estamos en la base, nos lanzamos de nuevo por la cueva para alcanzar la claraboya. Pero primero salimos a un espectacular cañón. Continuamos el camino hacia la claraboya, pero ... todavía hay una escalada para subir y no tenemos más material con nosotros... desafortunadamente a cien metros de la meta tenemos que parar. Seguimos necesitando más material y cuando salimos preguntamos vía satélite al campamento base si tenemos que quedarnos un día más para llegar a la claraboya, pero nos dicen que no es necesario (se siente un poco de alivio y de cansancio). Al día siguiente desinstalamos y ya queda poco por hacer, un paseo del dron por el cañón y los penitentes. A las 4:30 pm rehacemos nuestras mochilas, tras 2 horas y media de caminata en el desierto que nos separan del punto de encuentro. Cuando llegamos estamos extrañamente felices, agotados, pero con la sonrisa en nuestros labios rotos por el Sol…

Claudio Pastore

Un mundo salado y vivo

Me encuentro en este paisaje desolado de nuevo. Mis ojos se desplazan de derecha a izquierda y solo veo colores cálidos de marrón a gris y blanco que contrastan con el cielo azul. En este mundo no hay verde. Pienso: "Los únicos seres vivientes aquí somos nosotros", pero sé que no puede ser de esta manera. Ahora la vida parece estar en todas partes en la Tierra, en géiseres a 80 °C, en el fondo de los oscuros océanos, en las capas de hielo de Groenlandia y en las capas profundas de la corteza terrestre. La vida también está aquí, en la sal del desierto de Atacama. No se puede ver, no se escucha, pero con las técnicas apropiadas podemos descubrirla. En realidad, algunas de sus pistas se encuentran en las cuevas de sal. Mariposas que revolotean aquí y allá, algunos escolopendras que de algo se alimentan, un pájaro, seguramente un migrante que está de viaje, que no le teme al hombre y se acerca intrigado hacia nosotros. Armados con guantes, máscaras, pinzas y frascos estériles rascamos las paredes, los suelos y las concreciones en busca de organismos capaces de sobrevivir en estas condiciones. Tomamos muestras de sal, sedimentos y minerales extraños para ver si contienen vida, la microscópica. Microorganismos adaptados a este ambiente extremo, en la oscuridad, en la sal, con pocas sustancias orgánicas. Nuestra misión es descubrir estas formas microscópicas de vida, estudiarlas, describirlas en la medida de lo posible, en este análogo marciano.

Jo De Waele

Escanear gotas de agua en el desierto

Finalmente estamos aquí. Hacía mucho tiempo que soñaba con ver estas cuevas en sal y caminar a través de los inmensos cañones del desierto de Atacama. En 2015 tuve la oportunidad de tomar parte de la primera expedición de este proyecto, que incluía el uso de un escáner láser para detectar cuevas de sal y otros accidentes geográficos externos extraños tales como los campos surcados llamados "penitentes". Este año, el programa es mucho más intenso y, además del escaneo en 3D, también se realizarán investigaciones microbiológicas para comprender qué formas de microrganismos pueblan este desierto. Junto con Umberto, Stefano y Roberto, nuestra tarea durante esta expedición es la detección mediante escaneo láser y fotogrametría sobre las mismas áreas identificadas en 2015 para comparar los datos y evaluar las diferencias morfológicas que se han producido allí durante estos años. Las cuevas en los barrancos, de hecho, tienen características morfológicas relacionadas con la alta solubilidad de la roca y relacionadas con las precipitaciones, eventos muy raros aquí, pero que puede cambiar considerablemente su morfología.

Empezamos con las cuevas de Chulacao y Lechuza del Campanario, en el Parque Valle della Luna. Estas cuevas ya habían sido detectadas usando técnicas tradicionales por espeleólogos estadounidenses en 2003 y escáner láser en 2015, pero gracias a nuevas herramientas nos ha permitido completar en muy poco tiempo la imagen 3D.

Al final, hicimos 110 escaneos que nos permitirán obtener la malla 3D completa de estas cuevas y comparar los datos obtenidos este año con los de 2015.

Tenemos poco tiempo para dedicarnos a la informática, sólo un día libre en San Pedro para hacer una copia de seguridad de los datos recogidos y salir de nuevo a explorar una nueva área en el sur de la Cordillera del Sal. Poco después vamos a trabajar con el escáner y el dron para detectar la Cueva Arco ya conocida por los amigos del CIGB de Trieste en el noroeste de la Cordillera. Incluso esta cavidad ya se exploró parcialmente en 2015 con el escáner láser. A diferencia de las dos primeras cuevas, en las que por la noche pudimos regresar a San Pedro debido a la proximidad, en este caso nos mantuvimos aislados del resto del grupo durante tres días por lo que finalmente tuvimos la oportunidad de dormir en el desierto y ver el impresionante cielo estrellado del Hemisferio sur. La primera noche, estuve durante horas con los ojos mirando hacia el cielo e incluso me resultaba difícil conciliar el sueño, tratando de contar las estrellas, pero eran demasiadas y al final sólo puedo dormir unas pocas horas.

Al día siguiente empezamos el trabajo, las horas pasan rápido en la cueva y por la noche de vuelta al campamento, preparar algo para comer y luego de nuevo en el saco de dormir con sus ojos hacia el cielo. La segunda noche pude dormir más, tal vez incluso gracias al cansancio que comenzaba a sentirse. Al día siguiente regresamos a la cueva para completar la investigación, que finalizamos a primeras horas de la tarde. Tal y como estaba previsto, también tuvimos tiempo para realizar la fotogrametría exterior. A continuación, al atardecer, en la distancia vimos el polvo levantado por el todo terreno que se venía a recogernos. Estos tres días realmente han pasado rápidamente, pero sé que no podré deshacerme de las increíbles bellezas que he vivido en este lugar durante mucho tiempo.

Ahora que estamos aquí en San Pedro, nos hacen falta un par de días de descanso y ordenar los datos recopilados. También hay grupos que exploraron en otros campo-base, por lo que recibimos actualizaciones de las exploraciones realizadas en los últimos días continuamente. Los resultados parecen prometedores. Estoy feliz porque espero que esto nos dé la oportunidad de regresar a estos hermosos lugares.

Tommaso Santagata

En el sur de la Cordillera de la Sal

Saltando de un campo a otro, nos dirigimos al área llamada 4 donde se han identificado una serie de cañones a explorar. Estamos ubicados en la parte más al sur de la Cordillera de la Sal. El primer día nos preparamos para una larga caminata para llegar a las posibles cuevas, decidimos caminar sobre la cresta para orientarnos mejor, aquí los penitentes están menos "arrepentidos" y llegamos fácilmente a la parte superior donde nos sorprende el panorama de visión de 360° de las salinas. Identificamos el primer cañón, caminamos a lo largo de él, pero poco después nos damos cuenta de que no hay muchas posibilidades, de hecho encontramos pequeñas cuevas intercaladas con largos tramos de derrumbes. Así que fuimos hacia el otro lado de la Cordillera, hacia el este, un poco desanimados. Pero, la exploración continúa, y después de un par de cuevas de unos cincuenta metros de largo llegamos a otro cañón con una gran entrada, ¡encontrado! Y al lado hay otras gargantas para comprobar. Volvemos al campo-base disfrutando de la vista a pesar del fuerte viento, pero que hace que el sol sea más soportable.

Al día siguiente regresamos a la cueva "larga" y nos dividimos en más 'equipos. Con Salvatore me encargo de la topografía de la cueva mientras los demás continúan la búsqueda en los cañones laterales. Estuvimos todo el día explorando un meandro de unos 700 m de largo, alternando pasajes angostos y tramos bajos a altos con dos niveles. Mientras tanto, Vitto se une al equipo para documentar todo.

Los otros encuentran otra nueva cueva. Carla, Stefano y Andrea recorren unos 400 m.

Volvemos al campo-base satisfechos con los resultados y disfrutamos del paisaje que con la luz del atardecer adquiere colores muy sugerentes. El cansancio se siente pero el cielo estrellado te hace olvidar todo.

Al día siguiente, vienen a buscarnos con dos vehículos todoterreno y después de dos horas y media de viaje regresamos al campamento base en San Pedro de Atacama.

Norma Damiano

contentmap_plugin

Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Cookie policy