También este año regresamos a Albania junto con el Grupo Espeleológico de Martina Franca y el Grupo Espeleológico Faentino. En primer lugar en los Alpes albaneses, para continuar la investigación en el área y luego en vrane Mali Me Gropa (Buchi Montaña en albanés), donde ya en los años 90 se exploraron algunas cavidades en una expedición que participó en algunos de los participantes actuales.

La primera parte fue dedicada a la exploración de la cueva de Shtares, descubierta durante la expedición de 2016 y que todavía presenta algunas incógnitas. Las exploraciones ahora tienen lugar en las partes más remotas de la cueva, que tiene una temperatura promedio de 3-4 ° y fuertes corrientes de aire frío en casi todos los túneles. Este año nos hemos centrado en el "frente de la región de Siberia", aquí el año pasado, el último consejo, llegamos antes de la llegada de una copiosa de agua acompañada de una corriente de aire no es indiferente. Y desde aquí nos fuimos. Después de una subida de 35 my un pozo de unos 6 m, encontramos un cañón de veinte metros de largo situado sobre una falla, claramente visible y recto. El barranco, que transporta una gran cantidad de agua, continúa aumentando nuevamente y aún necesitará algunas de nuestras visitas. Decidimos llamar a este bello entorno "chicos Forra Raganello" dedicado a las víctimas de la inundación del río en Calabria, que perdió la vida al igual que desembarcamos en Albania.

Simultáneamente afuera, cerca de la entrada del mismo Shtares, un equipo ha estado involucrado durante 4 días en la construcción de una carretera de montaña en la pared para alcanzar algunos agujeros prometedores, vistos el año pasado con el dron. El esfuerzo de este equipo no fue en vano, de hecho. Durante el ascenso, se han identificado otras cavidades muy prometedoras. El objetivo era llegar al gran pozo visto con el vuelo del dron, pero al levantarse fue identificado por otro aliento fuerte, esta vez entrando, que se desarrolla en un meandro bien, pero cerrado por derrumbes gigantes que ahora prevenir la continuación. Otra conducta de algunas decenas de metros, descubierta siempre durante el ascenso, fue en cambio un refugio providencial durante la última salida, que se había dedicado a alcanzar el Shpella y Dalandysheve (cueva de las Golondrinas) y explorarlo. Pero debido a una fuerte tormenta, tres de nosotros nos quedamos en la pared, esperando durante varias horas para que esto pasara. Cuando se fueron, sin embargo, ya era tarde. Este año seguramente será el principal objetivo para continuar las exploraciones en los Shtares.

 
Es hora de desarmar todo y ya estamos en otra montaña. Mali Me Gropa es un macizo cárstico que se encuentra a unas decenas de kilómetros de Tirana, explorado por espeleólogos italianos y no solo desde principios de los 90. El área de Mali me Gropa es un área protegida que limita con el Parque Nacional Dajiti. Esta montaña se caracteriza por una meseta que se eleva entre 900 y 1800 m de altitud y cubre alrededor de 160 Km2. La piedra caliza masiva que constituye la espina dorsal es muy fracturada y caracterizado por Karst superficie, también resaltada por la presencia de sumideros y Karrenfeld que se extienden hasta el ojo. Además de varias líneas en la meseta, gracias a las instrucciones de la población local, en los pocos días en los que nosotros mismos hemos dedicado a la re-exploración de dos cuevas que se encuentran a lo largo de la expedición italiana de 1993. En particular, el "Shpella y Shutrese" era permaneció con varios signos de interrogación. Pero la mayor sorpresa fue encontrar por casualidad al mismo pastor que había acompañado al grupo de espeleólogos en los años 90, ¡parecía que estábamos esperando a la distancia de casi 30 años! En los pueblos de las montañas de Albania cuando se tiene un grupo de espeleólogos extranjeros corre la voz de forma rápida y Bajram, el pastor, en aquellos días se fue de casa a menudo, porque sabía que tarde o temprano alguien nos habría llevado a él. Y él nos trajo de vuelta a Shpella y Shutrese. Esta hermosa resurgimiento abre aguas abajo de Mali Me Gropa, en un cañón igualmente espectacular y una zona más prometedora, ya que la piedra caliza es así en capas y poco fracturada y la presencia de los bosques y de infiltración del suelo permite una más concentrada en puntos individuales A lo largo del cañón, hemos identificado una cueva freática "amiga", que resulta como una pérdida fluvial y ciertamente afectada por una inundación completa cuando se eleva el nivel del estrato. Las dimensiones son pequeñas, pero este tubo en el momento todavía sigue, y en unas pocas horas de exploración, una vez en un pozo de unos treinta metros que continúa y otro es para ser visto, ya que como todos los envíos que se respeten los descubrimientos más interesantes los últimos días siempre están hechos. Estas montañas nos dan grandes emociones, y cuando nos vamos para volver a casa, siempre tenemos la sensación de dejarnos más preguntas que cuando llegamos. Quizás esta es la belleza de la exploración, nunca termina y siempre tendremos una nueva excusa para seguir viajando y maravillarnos con las bellezas de la naturaleza.
 
Tommaso Santagata, Claudio Pastore
 
Patrocinado por la Sociedad Italiana de Espeleología
 
Participaron: Pasquale Calella, Etmond “Mondi” Cauli, Michela Cerini, Susana Crespo, Francesco Fabbri, Ivano Fabbri, Orlando Lacarobanara, Alessio Lacirignola, Donatella Leserri, Luciano Luprano, Alessandro Marraffa, Michele Marraffa, Luisana Mastronardi, Claudio Pastore, Michele Pastore, Tommaso Santagata, Angelo Semeraro, Alessandro Severini.

contentmap_plugin

Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Cookie policy