A principios de diciembre, el espeleólogo y vicepresidente de La Venta, Francesco Sauro, fue invitado a celebrar la lectio magistralis para la inauguración del 931º año académico de la Universidad de Bolonia, la universidad más antigua del mundo. Aquí presentamos sus impresiones y la publicación en estos días junto con otros investigadores de Unibo de un nuevo artículo científico importante resultante de la investigación del Proyecto Tepui de La Venta.

Comencé a hacer espeleología debido a la curiosidad de mirar más allá de la oscuridad, la emoción de explorar nuevas tierras y la embriagadora sensación de estar asombrado por lo que la Naturaleza todavía esconde de nuestros ojos. Al principio fue una investigación personal, fue el deseo de comprender el mundo oscuro debajo de nuestros pies: devoré libros e historias, traté de capturar todo lo que podía aprender de grandes maestros como Giovanni Badino, Giancarlo Pasini, Norbert Casteret y muchos otros. otros. Siempre sentí que este deseo de descubrir no era un sentimiento exclusivo de los espeleólogos, sino que era algo arraigado en el ADN de todos los hombres. Sin embargo, cuando intenté contar las aventuras vividas en los meandros de la Spluga della Preta y en las infinitas galerías de los Planes Eternos, me enfrenté a la dificultad de hacer que las personas no estén familiarizadas con esta actividad, la motivación universal que nos lleva a enfrentar tantas dificultades y dificultades.
Después de casi veinte años de esas primeras exploraciones personales, nunca pensé que algún día la espeleología de exploración e investigación alcanzaría una audiencia tan vasta como la que está sucediendo en estos años. Una vez escuché a mucha gente decir: "Nunca iría a la cueva, pero ¿qué es lo que te interesa tanto?". Pero ahora la frase ha cambiado en un sentido de positividad y sutil envidia, nos reconocen como privilegiados: "No lo lograría, pero al mirar esas imágenes, comprendo el encanto de lo que haces".
Todo esto es el resultado de un proceso de comunicación facilitado también por el advenimiento de la fotografía digital. La tecnología nos ha permitido llevar a un público mucho más amplio imágenes espectaculares de esos mundos ocultos, de modo que hoy todos puedan ponerse en el papel de espeleólogos, los últimos exploradores de la tierra. La Venta, sin duda, ha jugado un papel importante en este proceso. La asociación siempre ha sido dinámica y abierta a proyectos a gran escala, y gracias al enfoque multidisciplinario es capaz de mostrar no solo la belleza sino también la importancia científica de la espeleología.

Tras los descubrimientos y reconocimientos recibidos para el Proyecto Tepui, la Universidad de Bolonia, gracias a la sensibilidad del Rector Magnifico Prof. Francesco Ubertini, se ha dado cuenta de que dentro de sus muros hay una disciplina fascinante con un enorme potencial. Además de haber apoyado financieramente la investigación sobre las cuevas del tepui, quería dar prestigio a toda la comunidad científica.
Cuando me pidieron que celebrara la lectio magistralis en la inauguración del año académico 2018-2019, me sentí un poco en dificultad por una gran responsabilidad. Nosotros los espeleólogos a menudo hacemos exploraciones increíbles en casa, pero lejos del centro de atención. Tendemos a comunicar nuestras obras exclusivamente dentro de la comunidad espeleológica, que es una verdadera tribu. Esto nos hace invisibles a los ojos del mundo, acostumbrados al espectáculo brillante de todo. Esto nos ha protegido de la autoestima que, en cambio, aflige a quienes practican otras actividades que ahora tienen poco que ver con la exploración geográfica.
Pero ya no podemos escondernos. En los últimos años, las cuevas, el Continente Oscuro, están en el centro de atención del conocimiento de nuestro planeta. Los espeleólogos tenemos la responsabilidad de comunicar lo que hacemos y de hacerlo de la manera correcta, porque es bueno que seamos los primeros guardianes, que lo protejamos y lo entreguemos a las generaciones futuras.
Ante la solicitud del Rector, me di cuenta de que no podía retroceder: tenía que mostrar la espeleología por lo que es, una biblioteca infinita de posibilidades y conocimientos, como lo describió Giovanni Badino en su testamento moral.
Contar la espeleología frente a una audiencia de más de 1500 personas, académicos, estudiantes, ciudadanos, fue un momento emocionante para mí. Mientras hablaba, advertí a la audiencia sobre la misma maravilla que sentí frente a los cristales de Naica, volando sobre el tepui, mirando por primera vez en la cueva Imawarí Yeuta, la Casa de los Dioses. Pero la emoción continuó aún más fuerte poco después, cuando Marica Branchesi, astrofísica de la Universidad de L'Aquila, tomó la palabra. Desde los mundos inexplorados que se encuentran debajo de la superficie de la Tierra, nos llevó a mirar hacia el universo, en ondas gravitacionales y agujeros negros, hasta la formación de los mismos elementos, observados por telescopios en un punto de luz de color iridiscente después de la fusión de dos. estrellas de neutrinos. Mientras nos contaba todo esto, era evidente que la exploración geográfica es un concepto universal, que comienza desde nuestra Tierra, desde el pequeño pero inmenso mundo de las cuevas, viaja a las galaxias más lejanas y llega hasta quién sabe qué limita. Tuve la sensación de que la espeleología, llevada al mismo nivel intelectual de la astrofísica, finalmente ha sido reconocida como una disciplina que expande el conocimiento de la realidad en la que vivimos y ofrece destellos de luz sobre las grandes cuestiones de la ciencia.
El Corazón de la Tierra fue la cuna de la humanidad, el templo oscuro donde nació el arte representativo, el lugar de misterio donde se refugia el alma del pasado y del futuro. En las cuevas encontramos el testimonio de toda esta historia cristalizada y podemos seguir la evolución del hombre como la vida en nuestro planeta.

Unos días después de la inauguración del año académico, se publicó en la revista Scientific Reports el resultado de dos años de trabajo de análisis e investigación sobre estromatolitos de sílice opal de tepui venezolano. Estas son formaciones minerales depositadas en la oscuridad de la cueva durante millones de años gracias a la actividad de bacterias desconocidas. Hemos centrado nuestra atención en estas rocas extrañas, porque en 2008 el rover Spirit de la NASA encontró depósitos de sílice con características similares en su trayectoria en la superficie de Marte, lo que algunos científicos consideran como una posible evidencia de la presencia de vida microbiológica en el planeta rojo.
Entre las cuevas, los agujeros negros y las rocas marcianas, la espeleología está abriendo un nuevo camino que nos enseña a mirar más allá de la superficie de las cosas, inyectarnos ese deseo de ver más allá del horizonte, girar la esquina para iluminar la oscuridad más de espesor. No podemos parar. Es difícil decir a dónde nos llevará este camino, pero finalmente las cuevas y la espeleología comienzan a ser reconocidas como una parte importante de la aventura humana.

 

5/12/2018
Francesco Sauro

Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Cookie policy