Durante la expedición Shtares 2019, el desarrollo de la cueva homónima descubierta en agosto de 2016 se vuelve cada vez más extenso.La exploración de la Grotta delle Rondini y el inicio de una investigación científica sistemática también se han completado.

 
Del 18 de agosto al 1 de septiembre de 2019 regresamos por tercer año consecutivo a Vrana e Madhe, en los Alpes albaneses, en el Parque Natural Regional de Nikaj Mërtur, para continuar la exploración de las cuevas que se abren a lo largo de los imponentes muros de Mali y Shtrezës, cuyo pico alcanza los 2190 m snm. La expedición "Shtares 2019" fue organizada por el Grupo Speleologico Martinese, con la colaboración del Grupo Speleologico Faentino, la Asociación La Venta y el GSB - USB de Bolonia. A la expedición, patrocinada por la Sociedad Italiana de Espeleología (SSI), asistieron veinte espeleólogos de toda Italia.
Los objetivos de Shtares 2019 fueron: la exploración de la Grotta delle Rondini, alcanzada al final de la expedición del año pasado; la continuación de la exploración Shpella Shtares; El inicio de una investigación científica sistemática, acompañada de documentación fotográfica en video.
 

 
La cueva de las Golondrinas
La cueva de las Golondrinas (Shpella y Dallandysheve) es una impresionante entrada de pared ubicada entre las Shpella Shtares y la Grotta delle Lumache a una altitud de 1572 m snm.
El pozo de entrada, alcanzado solo al final de la última expedición (enlace al artículo) había sido explorado a la base, a unos -22 metros y se le había permitido prometer continuas en al menos dos direcciones.
 

 
La conexión esperada con las cuevas en la base (Shpella Shtares y Grotta delle Lumache) no ha existido y la Grotta delle Rondini parece ser actualmente independiente del resto del sistema. La cavidad se caracteriza por la intersección de pozos paralelos y fenómenos de deslizamientos de tierra. Las formas de los pozos, modificadas por la fuerza del hielo, recuerdan los entornos iniciales de los Shpella Shtares.
La cueva tiene un desarrollo de 240 metros y se articula hacia el suroeste con un meandro conectado a otros agujeros en la pared y hacia el norte con un imponente pozo de 65 metros que lleva la profundidad de la esfera a -86 m. La única continuación posible es hacia arriba por encima del pozo de 65 metros, pero el curso del relieve con respecto a la forma de la montaña nos sugiere que esa dirección solo puede conducir a otro agujero en la pared, lo que, de hecho, concluyó Las exploraciones.
 

 
Exploración en la Sphella Shtares
Una vez que se ha archivado la exploración de la cueva de las Golondrinas, hemos centrado nuestra atención únicamente en los Shtares. El poderoso soplo de aire, siempre presente en la cueva, nos asegura que estamos lejos del final de las exploraciones y, de hecho, ya durante el segundo día de la expedición, un ascensor nos llevó a áreas completamente nuevas de la cueva.
Este nuevo nivel se llamó "los pisos superiores" y se encuentra en dos meandros, lo que nos permitió llegar a los puntos más altos de la cueva.
El primer meandro, hacia el norte, corre paralelo al camino que va hacia el fondo y, después de dos tramos cuesta arriba y un meandro serpenteante, llega a un pozo de 42 metros intercalado con una repisa (sala Mario). Este P42 conecta "Los pisos superiores" al Frente siberiano, la rama que desde la base del ascenso llega al fondo de la cavidad. Un nuevo ascenso al P42 nos ha llevado, en cambio, al más grande descubierto hasta ahora de la cueva y en su punto más alto, "Sala Rossa" a una altitud de +73 m de la entrada.

 

 
El segundo meandro, en dirección suroeste, le permite recorrer los Shpella Shtares hacia la entrada pero a un nivel de unos 10 metros más arriba, con diferentes posibilidades de exploración.
Tres de estos resultaron ser conexiones directas entre el meandro en la base y los "pisos superiores", pero una escalada nos permitió descubrir un verdadero "mundo nuevo" con túneles, meandros y pozos que exploramos en los últimos días de embarque y que representan el frente exploratorio más interesante para comenzar de nuevo el año próximo.
Después de este ascenso, llamado Kolbucaj (apellido de la familia que nos aloja en el pueblo), un largo meandro comienza a una altura de +40 m desde la entrada que termina en un gran espejo de falla, "La Cattedrale". Desde este punto, la cueva comienza a ramificarse aún más, descubriendo entornos vastos y sugerentes, como el "Panteón" y el "Guggenheim".

 

 
Ambos frentes exploratorios permanecen abiertos, así como otras tres rutas que aún permanecen sin explorar. El trabajo de doce días nos ha devuelto Shtares laberínticos, establecidos en varios niveles, con 1.82 km de nuevas ramas que, sumadas a las ya conocidas, llevan el desarrollo general de Shpella Shtares a 4.6 km.

 

 
 
Investigación científica
Simultáneamente con las exploraciones, también nos concentramos en investigar hipótesis y preguntas científicas, ya implementadas en expediciones pasadas.
El año pasado se dejaron dos termómetros en la cueva para controlar la temperatura durante todo el año, uno en las primeras habitaciones después de entrar y el otro más internamente, cerca de la rama llamada "Pequeña Marca" (aproximadamente 1 km desarrollo desde la entrada).
Los datos examinados muestran un rango de temperatura considerable. La temperatura medida por el primer termómetro, de hecho, varía de -3 ° C en los meses de invierno (diciembre a febrero) hasta un máximo de 3.2 ° C en el período de verano (abril-agosto) con un promedio anual de 1.6 ° C.

 

 
Incluso el termómetro colocado en el área más remota marcó una excursión clara con la temperatura mínima registrada de -1 ° C. El fenómeno de congelación / descongelación también se manifiesta por la presencia de suelo estructurado (en inglés "patrón de suelo") en muchos puntos de la cueva, donde hay barro.
Pero si el poderoso aliento que nos recibe en el verano, en la parte inicial de la cueva puede justificarse parcialmente por una entrada alta, en las áreas más remotas, la corriente constante de aire nos hace suponer más. Por lo tanto, durante esta expedición comenzamos la ardua tarea de rastrear las corrientes de aire presentes en Shtares, realizando una primera prueba con 2 kg de CO2, liberada gracias al uso de un extintor de incendios.
La información que obtuvimos de este primer experimento nos dice que los 2 kg de CO2 son realmente muy pocos en entornos tan grandes y articulados y que, para realizar otras pruebas en las nuevas sucursales, es necesario colocar más detectores de dióxido de carbono en diferentes puntos del cueva. Solo de esta manera es posible tratar de trazar un camino completo y veraz del flujo de aire que distingue a esta cueva.

 

 
Además, el estudio bioespeleológico, iniciado este año, ha proporcionado excelentes resultados y ha alentado una investigación más sistemática basada en los datos recopilados. El Shpella Shtares, a pesar de su temperatura y el hecho de que se congela en invierno, alberga diferentes nichos ecológicos y especies animales altamente especializadas. En este momento se conocen diez especies diferentes de fauna hipogea en la cueva Shtares, todos invertebrados, con la excepción de los murciélagos. De estos: dos son troglophile (los tricoptera y chiroptera), mientras que los otros son troglobites. Hay anélidos, insectos y arácnidos. La clase más representada es la de los insectos.

 

 
Sin embargo, no se puede excluir que el aislamiento geográfico de Shpella Shtares y la selección natural puedan haber llevado a las especies a diferenciarse de su antepasado común, por lo que no es descartar la hipótesis de que los especímenes encontrados pueden ser especies nuevas desconocidas para el mundo científico o que se puede encontrar en el futuro.
La red trófica dentro de la cueva ciertamente ve bacterias entre los productores primarios, seguida de una cadena de detritívoros o alimentadores de filtro (escarabajos y lombrices de tierra) y una cadena de depredadores (arácnidos y pseudoescorpiones). La distribución de la fauna observada es bastante uniforme a medida que nos movemos desde el centro de la cueva hasta las ramas más internas, mientras que las ramas más superficiales parecen actualmente habitadas solo por especies de troglophile.
Actualmente, todo el material de la muestra es analizado por profesores e investigadores de la Universidad de Bari "Aldo Moro".

 

 
Los resultados importantes de Shtares 2019 también fueron posibles gracias al apoyo de dos socios: Uku Pacha - Outdoor Sports y Berwich - Confortable Pants, decimos esto, no tanto por la debida gratitud sino porque, se vuelve bastante obvio cómo una expedición que quiere producir resultados tangibles, necesitan apoyo no solo de empresas, sino también de instituciones.
Las próximas expediciones continuarán a raíz de esta última, creando condiciones cada vez más favorables para un estudio multidisciplinario de la cueva y la montaña.
En consecuencia, se necesita con urgencia crear condiciones favorables para la organización de más expediciones a lo largo del año para investigar en profundidad los diversos planes de exploración: científicos, espeleológicos y naturalistas.

Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Cookie policy