En el momento en que nos preparamos para abandonar la isla de Palawan, reorganizamos los materiales con una sensación que ciertamente no es la de una despedida. Tenemos el gran placer de confiar las tareas al grupo local maduro PSG (Palawan Speleological Guild). Los escenarios extraordinarios que ofrece la inmensidad de la cueva y la auténtica colaboración nacida con los Filippini, un grupo que opera de manera autónoma como si fueran un brazo de La Venta, destaca cómo un proyecto de exploración a diez mil kilómetros de distancia y siete horas de zona horaria puede sobrevivir independientemente incluso sin nuestra presencia. Los contactos constantes y las estrategias comunes han abierto los muchos resultados esperados en los últimos dos años de la iniciativa del PSG.

 

 
Gracias a un fuerte acuerdo con el PSG y el presidente del grupo Jones Tabujara, la cueva aguas arriba del sistema ha tenido desarrollos significativos, al mismo tiempo que otras hipótesis nos muestran la clave de nuevas aventuras exploratorias. Si observamos el tamaño del río subterráneo que supera los 35 km en desarrollo, podemos adivinar fácilmente cuántas ramas aún esperan ser exploradas. Pero una de las áreas más importantes de la cavidad es la que recibe los suministros de agua aguas arriba y que conocemos como Daylight, el objetivo de esta expedición conjunta. La espectacular entrada alta del sistema es el hogar de uno de los principales afluentes subterráneos del sistema, que se origina en la captura del arroyo Cabayugan en un sumidero importante. La logística estuvo bien organizada por los lugareños con el apoyo de Dennis Andrew Golez con su vehículo privado, vio la preciosa colaboración del organismo PAMB (Junta de Administración del Área Protegida) que administra el área protegida, que ofrecía vehículos y guardaparques.

 

 
Siete italianos y tantos filipinos dedicados al manejo de materiales, también un agricultor con su propio Carabao, el búfalo de agua equipado con un trineo tradicional. A través de los campos de arroz llegamos al campo "Paroparo" (en el idioma local Falena), amueblado temprano con todas las comodidades, carpas y hamacas coloridas. Paroparo es un gran refugio rocoso que se abre hacia el bosque con una belleza típicamente tropical, que nos recibió durante los nueve días inolvidables de estadía. Un lugar casi sagrado para reunirse, intercambiar ideas y refrescarnos después de un duro día en la cueva, dando la bienvenida también debido a la estación seca que nos ha liberado de los muchos inconvenientes experimentados en expediciones anteriores del clima lluvioso. La presencia de un río y una fuente ha simplificado enormemente la estancia. Las noches templadas pero lejos de ser silenciosas se pasan al ritmo de una vida imparable, entre zorros voladores que nos bombardearon con carpas de semillas roídas, sapos, ranas y grillos de todo tipo, y al amanecer el despertar habitual en la confusión de miríadas de pájaros, monos, ardillas voladoras y grillos particulares que cantan con la intensidad impensable de las alarmas locas.

 

 
Mientras que en Italia la pandemia del virus Corona crece de norte a sur, nuestros amigos Fabio e Ilenia lamentablemente ven cancelado su vuelo para llegar a nosotros. En Palawan, los días transcurren felices y sin alarmismo, aún más relajados para nosotros, inmersos en la tranquilidad total de la naturaleza. Tenemos una gran cantidad de nuevos sistemas LED para filipinos y una gran cantidad de equipos técnicos, instrumentos de medición, taladros, cuerdas, arneses, etc., ofrecidos por amigos y asociaciones para el grupo local. La primera actividad en la cueva fue equipar una nueva entrada encontrada por los filipinos, lo que hizo que los descensos en el río subterráneo fueran considerablemente más fáciles que la ruta clásica de Daylight utilizada anteriormente. Luego armamos un ascenso artificial y pronto llegamos a una rama claramente visible que se abre en los grandiosos túneles justo aguas arriba de la luz del día. La idea es recorrer los caminos fósiles, evitando el agua que es la reina en esta cueva. Las áreas superiores ricas en fauna se nos presentaron con hermosas galerías, a lo largo de un camino intercalado con pozos para atravesar y descender. El guano, el barro, los insectos y el calor húmedo han complicado esta progresión muy técnica. Una maraña interesante de galerías, algunas de las cuales se conectan directamente con los activos. También se dedicaron unos días a la recuperación de instrumentos de medición que dejaron expediciones anteriores a lo largo de la cueva y a la documentación de diversas morfologías producidas por el guano en las superficies rocosas (agujeros de guano).

 

 
El ecosistema interno nos ha sorprendido una vez más por la riqueza de especies animales, y después del atardecer comienza un fenómeno que nos deja sin aliento, mientras nadamos a través de enormes habitaciones llenas de decenas de miles de Salangane confundidos en vuelo, que emiten estallidos ensordecedores de su sistema de navegación rudimentario en la oscuridad total, una vista inesperada e impactante para aquellos que no conocen esta cueva. El nivel mínimo estacional de los lagos presentes en las ramas activas en exploración nos ha permitido ingresar a nuevas ramas gracias a las breves y emocionantes inmersiones en apnea. Las morfologías freáticas nos han acompañado a lo largo de estas áreas esculpidas por formas excepcionales, con vieiras que decoran cada superficie de la roca viva, brillante y compacta.

 

 
Descubrimientos emocionantes inmersos en estas aguas frescas, que sin la comodidad de un traje húmedo han garantizado muchas emociones al equipo de amigos filipinos fuertemente determinados. El grupo local continuó el trabajo de alivio topográfico de las ramas inundadas, mientras nosotros nos encargamos de equipar los caminos y otras subidas con cuerdas artificiales y libres, documentando las nuevas partes con fotos y videos. Momentos agradables que también limpiaron el equipo durante unas horas, a menudo manchadas de barro y guano, la ocasión adecuada para sentir un refresco fresco en esta cueva hirviendo. El calendario de actividades ha sido programado día a día, una gestión simplificada que nos ha hecho disfrutar de nuestra presencia en un entorno tan único sin estrés. El último día dedicamos nuestras energías a otro ascenso, colocado en una rama acuática presente en la cueva de Inflow activa, una cavidad explorada por amigos del PSG conectada con el importante sumidero del río Cabayugan. Dos kilómetros de túneles que están muy cerca del área activa explorados bajo la luz del día y ciertamente interconectados por la red sumergida, a lo largo de estos entornos encontramos las mismas morfologías intrigantes y la presencia de ramas de sifón que seguramente ocultan otras conexiones con nuevos afluentes.

 

 
La red de aguas subterráneas al sur del río subterráneo aún permanece sin explorar y en este momento parece ser una de las áreas más intrincadas de la cueva, debido a la necesidad de explorar con técnicas de espeleosubwater. El área de piedra caliza que se extiende al sur de la cueva tiene un área de más de siete kilómetros cuadrados, un gran potencial de desarrollo para todo el sistema. La visión que el dron nos brinda durante los vuelos ofrece razones para comenzar a explorar un terreno que es complicado de atravesar, donde son visibles fenómenos de superficie imponentes como pozos y sumideros profundos, que en muchas otras expediciones pasadas que hemos intentado alcanzar, pero con pocos resultados. La línea de investigación en estas nuevas ramas en el extremo superior del sistema abre escenarios interesantes que finalmente penetran bajo el área kárstica adyacente y se conectan hidrológicamente a la cueva. Mientras tanto, nuestros amigos filipinos continúan su búsqueda, y nos estamos preparando para poder contactarlos lo antes posible.
 

 
Participantes: Alfredo Brunetti, Carla Corongiu, Vittorio Crobu, Carolina Maimone, Igor Marini, Andrea Meloni, Patrizio Rubcich, Noel "Jones" Tabujara, Edralin Orpilla, Bebim Jala, Luisito Celino, Jered Maquitoque, Rymond Camron, Solomon Calago, Dennis Andrew Golez, Arnold Magallanes, Bobby Nasuduan, Gullermo Celino.
 
Agradecimientos: Elisabeth MacLane, PAMB, Associazione Speleologica Progetto Supramonte, Matteo Casula, Salvatore Manca, Gruppo Archeo Speleo Ambientale Urzulei, Andrea Argiolas “Argolamp”, Fabio Giannuzzi, Ilenia D’Angeli.
 
Sponsor: Amphibious, Ferrino, Gaibana, Insula, Italcrane, Mondolavoro, Mytho, Scurion, SRC.

Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Cookie policy